Ponemos tres piedras y arreglamos la casa. La casa se derrumbaba y trajo cuatro piedras más. Y no dió tiempo ni al descanso, ni a la queja. Abrió la puerta y nos dió de comer tiempo y espacio, calma y buenos momentos, tardes y mañanas, dias enteros desde el otro lado del charco. Desde el otro lado del Huerva y a este lado del Ebro, desde el Malecón, mirando la casa mas bonita que hayamos podido soñar. Gracias Óscar, siempre serás el primero.

rouille_ontueici

La grabación va camino ya de la grabación gracias a El Malecón Records.

Comentarios

comentarios