Entre allí por primera vez hace 4 años pero siento que haya estado allí toda mi vida. Era buena la historia que me contaba un gran amigo, pero vivirla es mucho mejor. Me siento Bastian en La Historia Interminable. Me he metido en el cuento y he conocido a Atreyu, a la hija de la Luna, a Fuyur, a Morla, al caracol dopado… Pero en este cuento no existe la fantasía. Existe la lucha diaria por crear un espacio liberado. “Solo” eso. Y para mi, para nosotrxs eso es fantástico.

Gero arte lagunak.

Comentarios

comentarios