A veces se nos olvida que tener un grupo es algo que va mucho más allá de juntarte y tocar cuatro notas… es hacer amigos para siempre, no saber trasladar una sensación pero poder explicarlo tocando, conocer lugares increíbles, aprender a convivir, a compartir, a demostrarte a ti mismo que puedes hacer grandes cosas, disfrutar de que los astros cuadren de vez en cuando y salga ese estribillo, querer con todas tus fuerzas que el tiempo se detenga porque los días son demasiado cortos, disfrutar de un instante que a la vez es eterno, soñar despierto, dormir poco, aprender lo que ni siquiera sospechabas que estaba ahí, descubrir que muchas veces nuestra intuición es más efectiva que la razón y por encima de todo acortar las distancias con gente a la que tienes lejos pero la sientes cerca… son tantas y tantas cosas intangibles que los kilómetros, el esfuerzo y el discutir de vez en cuando merece la pena sólo poder vivir días como éstos…

Comentarios

comentarios